Vinos Blancos D.O Empordà

Los vinos blancos de la D.O. Empordà, se elaboran a menudo con variedades autóctonas, son vinos frescos y sabrosos, así también se elaboran vinos blancos con otros monovarietales con una notable calidad.

Saber mas

Mostrando 1-24 of 44 item(s)

Denominación de Origen D.O Empordà

La Denominación de Origen Empordà (D.O. Empordà) es una denominación de origen vinícola que abarca mayoritariamente terrenos de las comarcas del Alt y el Baix Empordà. El área de producción de la denominación de origen engloba a un total de 48 municipios y está distribuida en dos subzonas: 35 municipios al norte del Alt Empordà, que limita con las denominaciones del vino del Rosellón; y 13 municipios en el este del Baix Empordà, alrededor de Palafrugell.


El Empordà, ubicado geográficamente en el extremo nororiental de Cataluña, presenta un paisaje de contrastes, con los límites naturales al norte de la zona montañosa de los Pirineos, ya levante, el mar Mediterráneo, con la espectacular Costa Brava, fan del Empordà un lugar único, que une mar y montaña, un territorio extraordinario marcado por la presencia del viento del norte, la tramontana.

El Empordà es una tierra de gran belleza paisajística, con varios espacios naturales protegidos y un litoral espectacular con sus playas y calas, y que también goza de un gran patrimonio histórico y cultural: encontramos menhires y monumentos megalíticos, arquitectura gótica, arte románico, pueblecitos encantadores, el arte surrealista del genio Salvador Dalí… Todo un conjunto de atractivos a los que hay que sumar su gente y la buena gastronomía, con la particular cocina ampurdanesa y la nueva restauración representada por figuras como Ferran Adrià , complemento ideal de los vinos de la DO (denominación de origen) Empordà.


La Denominación de Origen Empordà, D.O. Empordà se reguló desde 1975, se llamaba Empordà-Costa Brava pero en el último reglamento aprobado, el 16 de febrero de 2006, se ha eliminado la indicación de Costa Brava. La DO Empordà ocupa 2.020 hectáreas de viñedo del Alt y el Baix Empordà. Hay 423 viticultores y 45 bodegas inscritas en el Consejo Regulador. En 2013, la producción estimada de vino amparado por la DO ronda los 50.000 hectolitros, lo que representa un total de 3,5 millones de botellas anuales. Se cultivan diez variedades blancas y diez tintas: la garnacha blanca o almez blanco, el macabeo o viura y la moscatel de Alejandría son las blancas que predominan, y la mazuela o cariñena y la garnacha tinta o almez negro, las variedades tintas preferentes . También debería añadirse la monastrell, que todos los tratados de viticultura y ampelografía sitúan en el Empordà.


Tradición vitícola

No cabe duda de que la cultura del vino y el conocimiento del comercio del producto del viñedo llega a Cataluña aproximadamente en el s. VI aC gracias a la más importante colonia griega del país, Empúries, ciudad que, pasados ​​los siglos, dará nombre a toda la comarca del Empordà. Cuatro siglos más tarde, ya hay constancia arqueológica y documental de que los vinos de los territorios de Emporiae y otros lugares de la Tarraconense son conocidos en los mercados interiores, en otras provincias del Imperio Romano y en la propia metrópoli.


En la edad media, cuando los viñedos crecían al abrigo de abadías y monasterios, las faldas de la montaña de Rodas se fueron escalonando de bancales plantados de cepas tuteladas por el monasterio de Sant Pere de Rodes, en el que parece ser excelente en el arte de hacer el vino el monje bodeguero Ramon Pere de Noves, a quien se le atribuye un tratado sobre esta materia. Sant Quirze de Colera o Santa María de Vilabertran constan también como propietarios de viñedos en el Empordà.

En los siglos XVIII y XIX el viñedo pone en evidencia su capacidad colonizadora y simboliza el impulso agrícola traducido en un importante crecimiento demográfico en su zona de cultivo y la conformación de un paisaje propio de cipreses, vallas, barracas y bancales de piedra seca. La plaga de la Filoxera, aparecida en un viñedo de Rabós de Empordà, antes que en ningún otro viñedo catalán en 1879, arruina totalmente este período próspero de los vinos ampurdaneses. La reanudación es dura; nunca más recupera la tierra que había ocupado antes de la plaga.

El inicio del movimiento de las bodegas cooperativas, impulsado por la Mancomunidad primero, y después, por la Generalitat republicana en torno a 1930, abre una nueva etapa que permitió sumar esfuerzos en la mejora de la calidad en el proceso de elaboración del vino , construyendo nuevas bodegas y mejorando el sistema de comercialización. Igualmente, la iniciativa privada se suma en breve a estos esfuerzos y el vino de calidad del Empordà comienza a ser conocido y apreciado en muchos mercados.

Geografía


La zona de producción del Alt Empordà se encuentra en el extremo nororiental de Cataluña (desde la ciudad de Figueres hasta el norte en la frontera con Francia) resguardada en la falda de las sierras de Rodes y de la Albera , en un arco que va desde el Cap de Creus a la denominada Garrotxa de Empordà. Limita, por tanto, con los Pirineos al norte, el Mediterráneo por levante y la llanura propiamente dicha a mediodía.

La zona de producción del Baix Empordà se encuentra delimitada al norte por el macizo del Montgrí, al suroeste por el macizo de las Gavarres, que forma una llanura costera con el macizo de Begur, y al este por el Mediterráneo.

Los viñedos están en terrenos calcáreos que van desde el nivel del mar hasta 200 m de altitud. Predominan los viñedos en terrazas levantadas con piedra seca en los terrenos de pendiente pronunciada. El clima es mediterráneo, cálido y húmedo, con vientos húmedos del sur y fríos del norte, en particular la fuerte tramontana.

La zona del Empordà constituye una cultura enológica antigua. Rhode y Empúries se consideran tradicionalmente como las puertas de entrada por donde los griegos[3] introdujeron el cultivo del viñedo en la península, hacia el año 600 aC. La tradición vinícola siguió con los romanos y monjes medievales.

A finales del siglo XIX fue la primera región de la península en sufrir la plaga de la filoxera proveniente de Francia. Muchos viñedos se sustituyeron por alcornoques pasando a ser la principal área mundial en la producción de tapones de corcho, industria muy ligada a la vinícola.

En 1929 se constituyó la primera bodega cooperativa en Espolla haciendo posible la renovación vinícola. En 1975 se constituyó la Denominación de Origen Empordà - Costa Brava formada en el Alt Empordà. En marzo de 2006 se modificó el reglamento del Consejo Regulador, se amplió la zona de producción en el Baix Empordà y se suprimió el término Costa Brava.


Vinificación


La gama de vinos ampurdaneses es muy amplia. Los vinos tintos son de calidad elevada, con cuerpo, bien constituidos y armónicos, a veces con el matiz de una crianza esmerada. Estos vinos de reserva y crianza presentan notas aromáticas muy características; son complejos, fragantes, con toques de especias, manteniendo siempre aromas de la fruta y la planta. Una vez en boca se expresan con plenitud, sabrosos y muy agradables.

Se elaboran vinos blancos, a menudo con variedades autóctonas, frescas y sabrosas, así como otros monovarietales con una notable calidad.

También vinos rosados ​​que se caracterizan por un color cereza bien definido, con gran personalidad y aromas delicados, frescos y de graduación alcohólica moderada.

Destaca el vino Garnacha del Empordà, un vino de licor dulce tradicional fortalecido, elaborado con un mínimo del 90% de garnacha según la técnica del vino de paja: la uva se deja secar sobre la paja antes del prensado. Generoso, con sabor de la misma uva madura, cálida y sedosa, virtudes que le conceden los rasgos de un vino de postre excepcional, junto con el otro vino dulce natural propio de la zona, el Moscatel del Empordà.

La ampliación en el Baix Empordà ha abierto el abanico a vinos tintos con cuerpo, con las variedades tradicionales recomendadas de camisón y almez (nombre local de la garnacha que se reserva para el vino de licor), y con innovaciones autorizadas de merlot, cabernet sauvignon, cabernet franc, monastrell, tempranillo y syrah.

Las variedades blancas tradicionales recomendadas son el almez blanco (o garnacha blanca), la garnacha roja, el macabeo y el moscatel de Alejandría. También están autorizadas chardonnay, gewurztraminer, malvasía, moscatel de grano pequeño, picapoll blanco, sauvignon blanc y xarel·lo.

Filtrar por

Precio
Bodegas
Variedades de uva:
más menos
Estilo de vino:
Grado de alcohol:
Añada
Envejecimiento:
Crianza:
Filtro
Product added to wishlist
Product added to compare.

Winesdo.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, navegación y ofrecerte contenido de tu interés. Al seguir navegando aceptas nuestra Política de Cookies.